Término

Todos los destinos humanos, grandiosos o miserables, son el mismo destino. Nada nos libra del término, del último sueño, del polvo aciago.

De vez en cuando, conviene mirarse en ese espejo de memorias que son los cementerios. Llenarse de su silencio. De su calma. De su vacío contundente. Y renacer lleno de anhelos ajenos, que son de alguna manera propios.

Y darle a los que se fueron la oportunidad de regresar fugazmente, reivindicar su voz, llenarse, en su paz, de vida.

Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
Término | FILHIN
anterior

Autor